La prisión estadounidense ADX Florence, en Colorado, es la más segura del mundo. Fue concebida como una fortaleza a prueba de fugas para encarcelar a los criminales más peligrosos. Ahora puede convertirse en el destino del Chapo Guzmán, el narco mexicano. Y es un destino terrible. Lea. Por Silvia Font

El día que atrapé al Chapo

“La vida ahí es peor que la muerte”.  Así resume Robert Hood, un antiguo oficial de la prisión, cómo es cumplir condena en ADX Florence. Cuando los presos se aproximan al complejo penitenciario de Florence y recorren los últimos metros hacia su nuevo destino, «pueden admirar la belleza de las montañas por última vez», narraba Hood. Y es que ADX Florence está deliberadamente diseñada para que los internos apenas tengan la vista de un minúsculo pedazo de cielo.

El aislamiento es total. Los reclusos no tienen contacto con nadie; ni entre ellos. Pasan encerrados en la celda 23 horas al día

Nadie ha conseguido evadir sus medidas de seguridad desde su apertura, en 1994. Ahora, todas las miradas están puestas en ADX -merecedora del sobrenombre del Alcatraz de las Rocosas- como la institución penitenciaria donde el líder del cártel de Sinaloa, Joaquín Chapo Guzmán, podría cumplir condena de por vida.

Si finalmente el capo mexicano es enviado a esta temida prisión tras el veredicto esperado el próximo 25 de junio, compartirá instalaciones con cerca de 400 presos en la unidad H, que cuenta con las medidas de control más extremas.

NEW YORK, NY - JANUARY 19, 2017: In this handout provided by U.S. Immigration and Customs Enforcement, Federal authorities announced Friday that Joaquin Archivaldo Guzman Loera, known by various aliases including, √¢El Chapo,√¢? will face charges filed in Brooklyn, New York, following his extradition to the United States from Mexico. Guzman Loera arrived in New York under heavy escort by special agents with U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE) Homeland Security Investigations and the Drug Enforcement Administration (DEA) and other authorities. (Photo by Ted Psahos/U.S. Immigration and Customs Enforcement via Getty Images)

El Chapo a su llegada a Estados Unidos tras ser extraditado

Anclada en medio de un paraje rural inhóspito en la localidad de Florence -a unos 185 kilómetros al sur de Denver, capital del estado de Colorado, y con las impresionantes montañas Rocosas de fondo-, ADX (Administrative Maximum Facility) es la única cárcel federal de máxima seguridad del país. El resto de las conocidas como ‘Supermax’, es decir, aquellas donde la metodología de encarcelamiento se basa en el aislamiento social casi total de los reclusos, pertenecen a los sistemas penitenciarios estatales.

HASTA SENSORES DE PISADAS

El Chapo, de ser finalmente este su destino, estaría dentro de un búnker penitenciario, protegido por una valla de alambre de púas de más de tres metros y medio de altura, vigilado por doce torres de control con agentes armados, sensores de pisadas, detectores láser y perros de ataque.

supermax carcel de maxima seguridad (2)

El complejo penitenciario de Florence incluye cuatro módulos de distinto grado de seguridad en un área de 249 hectáreas. La de máxima seguridad es la unidad H

En el interior, las medidas de vigilancia se multiplican. Esta Supermax, además de contar con la ratio de oficiales por preso más alta de todo el país, está diseñada en ‘unidades de control’ que funcionan como prisiones dentro de prisiones. Según un estudio del Centro de Política Judicial del Urban Institute, con sede en Washington, los costes de este tipo de instituciones penitenciarias triplican los de una institución de máxima seguridad habitual.

Desde su llegada, los presos están completamente engrilletados de manos, pies y cintura. En los pasillos impera el silencio, tan solo interrumpido ocasionalmente por los ruidos metálicos de presos que golpean las puertas de sus celdas ante la desesperación generada por el extremo aislamiento. En esta instalación nunca se traslada a dos reclusos al mismo tiempo, para evitar así cualquier contacto entre ellos.

Las ventanas de las celdas están diseñadas para que el preso solo vea un trozo de cielo y no tenga orientación alguna sobre su emplazamiento

También se aplican restricciones especiales para que los encarcelados no tengan forma alguna de ejercer ningún tipo de influencia dentro ni fuera de los muros de la prisión.

Tras su ingreso, el nuevo interno recibe un set de prendas de color caqui como uniforme y pasa a la celda, donde las paredes insonorizadas, lavabo, escritorio, silla e incluso cama son estructuras fijas hechas a base de cemento. Cada habitáculo de 3,5 por 2 metros tiene una ventana de 10 centímetros de ancho en un ángulo determinado para que el preso solo pueda alcanzar a ver un ínfimo trozo de cielo y no tenga orientación alguna de su emplazamiento dentro de las instalaciones.

The ADX (administrative maximum) Supermax Prison in Florence, Colorado is a state of the art isolation prison for repeat and high profile felony offenders. (Photo by Lizzie Himmel/Sygma via Getty Images)

En la celda todo es de hormigón. Las de máxima seguridad solo miden 3,5 por 2 metros

Allí pasará encerrado 23 horas al día, con tan solo una hora para hacer algo de ejercicio en otra aula de cemento ligeramente más grande. Sin prácticamente ningún contacto humano. Ni físico ni visual ni verbal. En los casos en que les son permitidas las visitas de familiares, son a través de un grueso cristal o por videoconferencia. Y son monitorizadas escrupulosamente.

Solo fuera de estas unidades de seguridad especial, a los presos se les reduce el aislamiento y tienen acceso a ciertos beneficios, como tener radio y televisión en blanco y negro -con una programación preestablecida- o recibir alguna llamada telefónica al mes.

The ADX (administrative maximum) Supermax Prison in Florence, Colorado is a state of the art isolation prison for repeat and high profile felony offenders. (Photo by Lizzie Himmel/Sygma via Getty Images)

Las 500 celdas tienen un doble cerramiento. primero, una puerta interior de rejas y, después, una segunda exterior de acero

El origen de este modelo tan duro se remonta a la década de los ochenta. Entonces, las cárceles de máxima seguridad estadounidenses experimentaron un drástico repunte de amotinamientos y asesinatos de personal de prisiones a manos de presos debido a la superpoblación en los módulos. Tras el asesinato de dos oficiales en la prisión federal de Marion (Illinois) en 1983, el centro penitenciario estipuló un encierro de emergencia de 23 horas al día y otras medidas restrictivas.

UN MODELO CUESTIONADO

El modelo se extendió por otras cárceles de máxima seguridad. Y en 1994 comenzó a operar ADX Florence, la madre de todas ellas, donde el 90 por ciento de su población reclusa llega como castigo por comportamientos de extrema violencia en otras cárceles.

En 2012, once reclusos de ADX presentaron una demanda contra el Departamento de Prisiones Federal alegando malos tratos a los presos con enfermedades mentales previas o desarrolladas dentro. Otras denuncias habituales señalan claustrofobia, depresión, alucinaciones y episodios psiquiátricos motivados por la falta de contacto humano que llevan a los reclusos a autolesionarse o a intentar suicidarse.

The ADX (administrative maximum) Supermax Prison in Florence, Colorado is a state of the art isolation prison for repeat and high profile felony offenders. (Photo by Lizzie Himmel/Sygma via Getty Images)

Los presos más peligrosos ni siquiera pueden acceder al patio. Solo pueden hacer ejercicio en un aula cerrada

Ningún país en el mundo utiliza el confinamiento solitario de forma tan extendida como Estados Unidos, apuntan desde Amnistía Internacional. Y el sistema ha sido cuestionado desde instituciones como Naciones Unidas y la Corte de Justicia Europea.

Por el momento, el Chapo Guzmán aguarda a conocer su condena definitiva confinado ya en solitario en un ala de alta seguridad del Metropolitan Correctional Center, una prisión de Manhattan conocida como el pequeño Guantánamo. Que puede no parecerle tan horrible si finalmente acaba en Florence.

DIME CON QUIÉN TE ENCIERRAN Y…

Dzhojar Tsárnayev → Maratón de Boston

dzhokhar_tsarnaev

Ciudadano norteamericano de origen kirguiso, lleva casi cuatro años en ADX Florence a la espera de recibir una inyección letal. Fue condenado por el atentado con bomba de la maratón de Boston de 2013, donde murieron tres personas. Él y su hermano Tamerlan, abatido por la Policía, planeaban un golpe similar en Times Square de Nueva York.

Michael Swango → Asesino en serie

440swango_6

A este médico de 64 años se le atribuye el asesinato de 60 pacientes y colegas, aunque él solo admitiera tres de ellos ante el tribunal que lo condenó a perpetuidad en el año 2000. Su rastro de muerte se extiende por Ohio, Illinois, Massachusetts, Virginia, Dakota, Nueva York y Zimbabue, lugares donde desarrolló su carrera.

Theodore Kaczynski → ‘Unabomber’

**EXCLUSIVE** American domestic terrorist, luddite, and mathematics teacher Ted Kaczynski looks at a document pressed to the dividing glass by an interviewer during an interview in a visiting room at the Federal ADX Supermax prison in Florence, Colorado, August 30, 1999. (Photo by Stephen J. Dubner/Getty Images)

Entre 1978 y 1995, este matemático de 76 años envió 16 bombas a universidades y aerolíneas, con las que mató a 3 personas e hirió a otras 23. En el manifiesto enviado a The New York Times que permitió su detención, llamaba a una revolución mundial contra las consecuencias de la sociedad moderna.

Zacarias Moussaoui → Atentados del 11-S

UNDATED FILE PHOTO - French-born Moroccan Zacarias Moussaoui is pictured in this undated Sherburne County (MN) Sheriffs Office photo. Moussaoui, who investigators say was supposed to be the 20th hijacker in the September 11, 2001 terrorist attacks in the U.S., has argued in court that he should be allowed access to senior al-Qaida operatives for his defense. The judge in the case agreed and ordered the government to make the witnesses available, but federal prosecutors have refused, saying the move would endanger national security. Prosecutors, in documents released September 25, 2003, urged the judge to dismiss the charges against Moussaoui so that they can appeal the order for access to the al-Qaida officials. (Photo courtesy of the Sherburne County Sheriffs Office/Getty Images)

Este francés de origen marroquí es el único condenado, en 2006, por los atentados del 11-S. Pese a estar preso aquel fatídico día por violar las leyes de entrada a EE. UU., admitió pertenecer a Al Qaeda y haber sido elegido por Bin Laden para estrellar un avión en la Casa Blanca en un eventual ataque posterior. Cumple seis cadenas perpetuas.

Te puede interesar

Así me hice amiga del Chapo y ayudé a su detención

El día que atrapé al Chapo