¿Pimientos radioactivos? Los bomberos se entrenan ante posibles incidentes o ataques biológicos o químicos. Lo más duro de llevar: el traje conocido como NBQ

Armas químicas: cómo empezó el horror

Dentro de los trajes naranjas de la foto de arriba se encuentran dos bomberos de la localidad alemana de Ratingen, obligados a ejercitarse ante posibles emergencias atómicas, biológicas o químicas. Su principal misión en este caso no es medir el grado de toxicidad de estos pimientos, sino ante todo aprender a moverse dentro de los trajes NBQ y a comunicarse con ellos puestos. Y un desafío, aunque no lo parezca, es desenvolverse en un supermercado.

NBQ es el acrónimo de ‘nuclear, biológico y químico’, un término de las fuerzas armadas y otros grupos de sanidad y seguridad que deban responder a ataques terroristas, armas de destrucción masiva o incidentes de alta toxicidad. Estos trajes vienen totalmente encapsulados, están hechos de polímeros plásticos impermeables. Y la protección se completa con guantes de butilo, botas y sistemas filtrantes de aire como las máscaras antigás o equipos de respiración autónoma. Todo ello dificulta mucho moverse y ver alrededor, clave en una situación de emergencia. De ahí que practiquen hasta con pimientos.

Te puede interesar

Vestidos para repeler el horror