Cien mil cuchillos confiscados por la policía británica forman esta escultura, creada como símbolo contra la violencia con arma blanca. Por Raquel Peláez

Un escalofriante ángel de ocho metros de altura, instalado junto a la catedral de Coventry (Gran Bretaña) y cubierto de cuchillos, muestra sus manos vacías en memoria de las víctimas por arma blanca. Más de 200 personas han perdido la vida en el Reino Unido desde 2015 en refriegas con navajas, y solo el pasado año el sistema de justicia penal se ocupó de 21.484 delitos relacionados con este tipo de armas.

Las plumas están grabadas con mensajes de las familias afectadas

«Lo más difícil fue reunirse con las personas y familias afectadas para grabar a mano mensajes en cada pluma de la parte posterior de las alas», asegura su creador, Alfie Bradley. Para componer su Knife angel, el artista contó con la colaboración de 43 comisarías que le enviaron piezas requisadas, desde pequeñas navajas y cuchillos de cocina hasta machetes. Durante un año, Bradley y su equipo se encargaron de limpiarlas y quitarles el filo antes de soldarlas. Desde entonces, la escultura ha recorrido varias ciudades, como Liverpool o Hull, pero existe ya una petición para ubicarla en Londres. La capital británica ha batido este año sus registros de apuñalamientos y tiroteos.