Escrito en el siglo XV en una lengua desconocida, los especialistas llevan siglos intentando descifrar el manuscrito Voynich. Desentrañamos sus misterios. Por C.M.Sánchez/ Fotos: Cordon Press

 Los códices: un auténtico ‘WikiLeaks’ medieval

¿Quién fue el dueño del documento?

Wilfrid Voynich (1865-1930) fue un bibliófilo y coleccionista polaco. Graduado en Química y Farmacia, destacó por ser un revolucionario antizarista (una parte de Polonia pertenecía al Imperio ruso), lo que lo llevó a ser encarcelado en Siberia. Logró escapar vía Manchuria y China. Acabó regentando una librería en Londres junto con su mujer, Boole, novelista de éxito.

WILFRID MICHAEL VOYNICH

En 1914, a punto de comenzar la guerra, se mudó a Nueva York con parte de su colección de libros -entre ellos, el manuscrito, que había comprado en 1912- y continuó con su oficio de librero especializado en textos raros. A su muerte, su viuda vendió el manuscrito a un marchante, que no pudo encontrar comprador y lo legó en 1969 a la Universidad de Yale-

Cómo es el manuscrito Voynich

  • El manuscrito. El texto está escrito en un pergamino de 240 páginas, redactado e ilustrado en el siglo XV con pluma de ave.
  • Ni una palabra. Escrito en una lengua misteriosa de la que no se había logrado descifrar ni una sola palabra hasta ahora.
  • Impecable. Todo el texto está escrito de izquierda a derecha de manera fluida y no contiene ni un solo tachón.
  • Una clave secreta. El voynichés, como se conoce el presunto idioma en el que está escrito, no sería una lengua desconocida, inventada o artificial, sino una lengua probablemente europea (o varias lenguas combinadas) ‘oscurecida’ mediante un algoritmo que desplaza letras individuales. Un método similar fue usado por la cancillería de Milán en el siglo XV.
  • ¿Más de un autor? Se aprecian al menos dos caligrafías, como si fuese obra de dos escribanos.
  • Dibujos por secciones. Las ilustraciones lo dividen en seis secciones. La primera es un herbario con dibujos de plantas. La segunda está relacionada con la astrología, con símbolos zodiacales y mujeres desnudas que sostienen estrellas. La tercera aludiría a la biología; la cuarta, a la cosmología; la quinta, a la farmacia; y la sexta serían unas recetas alquímicas.
  • Previendo el futuro. En la sección cosmológica se aprecian tránsitos de cuerpos celestes, dibujos de galaxias y quizá prototipos de instrumentos ópticos.
  • Texto corrido. El voynichés tiene entre 20 y 30 letras (los expertos no se ponen de acuerdo). El texto tiene 170.000 caracteres agrupados en 35.000 palabras. No hay palabras de más de diez letras ni signos de puntuación.
  • Tinta datada. La tinta está datada entre 1404 y 1438, lo que certifica que el manuscrito es medieval.

¿Quién lo escribió?

Page from The Voynich Manuscript

El manuscrito Voynich se atribuyó primero al fraile franciscano Roger Bacon, pero esta teoría ha sido descartada. También se dijo que lo escribió John Dee (abajo), matemático y astrólogo de la corte de Isabel I de Inglaterra. O su ayudante, Edward Kelly, un alquimista que aseguraba que era capaz de conversar con los ángeles. Se ha sugerido que Kelly inventó ese idioma para engañar a Dee, que a su vez lo utilizó para estafar al emperador Rodolfo II de Bohemia. Hoy parecen descartadas todas estas teorías. La única pista realmente fiable es el lugar donde se escribió: el norte de Italia. Según la Universidad de Arizona, en una ilustración se ve una ciudad amurallada con almenas en forma de cola de golondrina, un estilo que durante el Renacimiento se acabó popularizando en toda Europa, pero que en la época de la redacción del manuscrito solo se empleó en las zonas de influencia de Venecia y Milán.

Te puede interesar

Voynich: el manuscrito que ni la CIA logra descifrar