Francesca Woodman, fotografiar la angustia

Comenzó a fotografiar a los 13 años. Casi siempre, a sí misma. A los 23, en 1981, se tiró por la ventana de su apartamento en Nueva York. Desde entonces su leyenda y el valor de su obra no dejan de crecer. Una exposición en la Fundación Canal de Madrid muestra ahora su inquietante trabajo. Por Lourdes Gómez / Fotos: Francesca Woodman

Te puede interesar

Gabriela Iturbide: una fotógrafa en busca del alma mexicana