El portal de Sooam incluye instrucciones muy precisas sobre qué hacer con su perro si quiere clonarlo. Antes de nada. «Una vez que su perro haya muerto, NO meta el cadáver en el congelador». Y siga estos pasos…

1. «Envuelva el cuerpo en toallas de baño mojadas».

2. «Métalo en la nevera (no en el congelador)».

3. «Por favor, tenga presente que dispone de cinco días para la extracción y conservación segura de células vivas».

4. «Contacte con nuestros especialistas rellenando el cuestionario de la web www.notyoubutyou.com»

Una vez que ha apartado la leche para hacer sitio en el interior de la nevera, ha de contactar con un veterinario para que haga biopsias del cadáver: tres de la piel y tres del músculo. El afligido amo del perro tiene que llevar las muestras en persona, en su equipaje de mano. [No está permitido que una empresa de mensajería realice el transporte]. Una vez en Sooam, se coge un ovario de la perra seleccionada como madre subrogada y extirpan su núcleo. A continuación insertan una célula del animal muerto, con su ADN, en este ovario vacío. Una minúscula descarga eléctrica los fusiona y vuelven a ser implantados en el útero de la madre subrogada. Sesenta días después, si todo va bien, afirman, nace un cachorrillo.

Te puede interesar

Los perros son los amos

Peluquería extrema para perros