El periodista Jamal Khashoggi entró en el consulado de Arabia Saudí en Estambul y ya no salió. Según la investigación del canal qatarí Al Yazira, el cuerpo descuartizado del periodista fue quemado en un horno en la casa del cónsul de Arabia Saudí en Estambul.  Por Carlos Manuel Sánchez

• La novia de Jamal Khashoggi: “No quería que Jamal fuera solo al Consulado”

Hay tres causas abiertas por su muerte: la saudí, la turca y la de la ONU. Una cámara de vigilancia grabó el momento en el que entraba a pedir unos papeles para casarse; ya no salió. Las autoridades turcas afirman haber encontrado pruebas de que fue torturado, asesinado y descuartizado; y han ido filtrando algunas grabaciones espeluznantes.

Sus últimas palabras fueron. «¡Quítame esa bolsa, no puedo respirar!». El Gobierno saudí, que primero negó estas acusaciones, reconoció más tarde que Khashoggi había muerto, aunque durante una pelea en el curso de un interrogatorio. Sin embargo, el fiscal general de Arabia Saudí rectificó esta versión y declaró que el asesinato había sido premeditado. Se detuvo a 18 saudíes, incluidos un equipo de 15 agentes secretos y funcionarios que viajaron a Estambul y estuvieron en el Consulado el mismo día que Khashoggi; entre ellos, Salah al-Tubaigy, un forense que transportaba una sierra para cortar huesos y que, según la investigación turca, descuartizó el cadáver después de desangrarlo.

Al cierre de este reportaje, hay 11 acusados que están siendo juzgados en territorio saudí; 5 de ellos se enfrentan a la pena de muerte, pero no han trascendido sus identidades ni el tribunal ni dónde están custodiados. En realidad, ni siquiera se sabe si están detenidos. Además, Arabia Saudí se ha negado a extraditarlos a Turquía. Se los acusa de haber ejecutado a Khashoggi por propia iniciativa, sin ninguna orden del Gobierno o del príncipe heredero Mohamed bin Salmán. Sin embargo, la CIA interceptó hace un año una conversación del príncipe Salmán en la que hablaba de que «le metería una bala en la cabeza» al periodista, muy crítico con el régimen.

novia khasoggi

Arriba: la última imagen de Khasoggi entrando en el Consulado el 2 de octubre. En esta foto: uno de sus supuestos asesinos, Salah al-Tubaigy

El cadáver no ha sido encontrado. Los investigadores turcos creían que podía haber sido disuelto en ácido, sin embargo la última investigación de la cadena qatarí Al Yazira ha revelado que el cuerpo descuartizado del periodista fue quemado en un horno en la casa del cónsul de Arabia Saudí en Estambul, el mismo día en que se cometió su asesinato en el consulado.

La relatora especial de la ONU Agnes Callamard ha avanzado en su informe preliminar que «las pruebas demuestran que Khashoggi fue víctima de un asesinato premeditado, planificado y perpetrado por funcionarios del Estado de Arabia Saudí» y teme que en el juicio «no haya interés por parte de los saudíes en encontrar la verdad».