Los lectores nos sentimos más cómodos cuando la lectura es en papel.  ¿Por qué es importante deleitarse pasando las páginas de las obras de los grandes genios de la literatura?

Los seres humanos necesitan reexaminar lo que saben, volver atrás. Y el libro físico permite doblar una hoja, poner un marcapáginas, anotar o subrayar de una manera más sencilla e intuitiva.

Además, tocar es importante. Pasar páginas con las manos, ver -y notar- que la pila de las páginas ya leídas va aumentando de tamaño y que nos acercamos al final es un aliciente para seguir. La navegabilidad de los textos electrónicos, por el contrario, nos hurta la sensación de avanzar.

La mano, aseguran los expertos, es fundamental para la adquisición del conocimiento. El ser humano se diferenció de otros primates por la creación de herramientas. Sostener un libro lo convierte en una extensión de nuestro cuerpo. Y lo integramos en nuestro sistema háptico, que nos sirve para percibir el mundo. Se activan más regiones cerebrales que con una pantalla táctil, donde solo se involucran las yemas de los dedos.

Además, según algunos estudiosos, los formatos digitales imponen una forma de leer a saltos, echando rápidos vistazos, pulsando enlaces, todo ello está limitando nuestra capacidad de conseguir una lectura profunda. y no solo eso. La nueva forma de leer está reacondicionando nuestro cerebro.

¿Matan los móviles la lectura?

¿Matan los móviles la lectura?

Leemos mucho, pero atropelladamente, en pantallas... Los expertos advierten de leer en móvil dificulta nuestra capacidad para comprender y profundizar en la lectura. Y de que está cambiando nuestro cerebro. ¿Podemos…