Un estudio realizado a principios de año, dirigido por el doctor Jeffrey Meyer, constató la relación entre la inflación del cerebro y la depresión. Por W. L.

Un estudio realizado a principios de este año por el Centro para la Adicción y la Salud Mental (CAMH), en Toronto -Canadá-, constató que la cantidad de inflamación cerebral en personas que estaban experimentando depresión clínica se incrementó en un 30 por ciento. «Estudios anteriores habían examinado los marcadores de inflamación en la sangre, pero esta es la primera evidencia definitiva encontrada en el cerebro», dice el autor principal, el doctor Jeffrey Meyer.

“El tratamiento de la depresión con antiinflamatorios es una vía de la futura investigación”

Aunque el proceso de inflamación es una forma en la que el cerebro se protege, similar a la inflamación de un esguince de tobillo, demasiada inflamación puede resultar perjudicial. Cada vez más estudios sugieren que la inflamación desempeña un papel determinante en la generación de los síntomas de un episodio depresivo, pero lo que antes no estaba claro era si la inflamación tenía un rol en la depresión clínica independiente de cualquier otra enfermedad física. «El tratamiento de la depresión con antiinflamatorios es una vía de la futura investigación», asegura Meyer.

El psiquiatra británico Edward Bullmore también apunta en un polémico libro que no estábamos enfocando bien el problema, que la depresión es en realidad un problema inflamatorio

¿Y si la depresión no estuviese solo en su cabeza?

¿Y si la depresión no estuviese solo en su cabeza?

Científicos de todo el mundo llevan años buscando un remedio que cure para siempre la depresión. Sin éxito. ¿Por qué? Por William Leith El psiquiatra británico Edward Bullmore apunta en…

También te pueden interesar estos artículos sobre la depresión

Ketamina, una inesperada salida a la depresión

Los niños también se deprimen