Un mayordomo, una maleta que te sigue sola o un espejo mejor que el de Blancanieves, son algunas de las novedades en robótica…

Robocop de andar por casa

Ubtech Walker es un robot bípedo capaz de caminar, subir escaleras o darle patadas a un balón. Responde a comandos de voz y puede realizar tareas de vigilancia doméstica, detectar movimientos y hacer videollamadas.

La maleta autónoma

Ovis es una maleta que sigue a su propietario por la terminal de un aeropuerto sin necesidad de tirar de ella. Tiene tecnología de reconocimiento y alarma antirrobo y es capaz de esquivar obstáculos. El usuario va provisto de un brazalete que lanza una señal que el robot rastrea y que le sirve de guía.

‘Chatbots’ que filosofan

Sophia, de Hanson Robotics, demuestra hasta qué punto la inteligencia artificial ha avanzado a la hora de conversar. Lo más interesante es que Sophia es capaz de aprender por sí misma para extraer datos que le permiten mejorar sus respuestas, hacer chistes e incluso reflexiones filosóficas que nadie le ha ‘cargado’ previamente en su memoria.

Ciberalmohada

Somnox es un robot que ayuda a dormir a las personas que tienen ciclos irregulares de sueño. Es una almohada a la que se puede abrazar y que se hincha y deshincha como si respirase, sincronizándose con el ritmo respiratorio del usuario, lo que tiene un efecto sedante.

Espejito, espejito

Los espejos mágicos ya no son cosa de cuentos. El llamado ‘CareOS’ no se limita a reflejar la imagen. Analiza el rostro y da consejos de belleza, maquillaje e incluso de salud dermatológica, además de tomar selfies y recomendar peinados.

También te puede interesar…

Un robot casi humano