El alto responsable de la Unidad de Ciberterrorismo de la Guardia Civil, el coronel Luis Fernando Hérnández nos concedió una entrevista hace un par de semanas. Recuperamos parte de la misma con motivo de la ruptura de relaciones entre Google y Huawei, por el veto de Trump a la tecnológica china, en la que nos daba muchas de las claves sobre lo que está sucediendo.  Por Fernando Goitia/ Fotografía: Carlos Carrión

XL. El 5G es una tecnología en manos de empresas chinas o norteamericanas, ¿no cede Europa un poder tremendo sobre infraestructuras y empresas estratégicas a manos extranjeras?

L.F.H. Sin duda. Europa se durmió y ahora depende de tecnología de terceros. El 5G tendremos que implantarlo basado en operadores chinos o americanos.

Huawei es la gran competencia para las grandes tecnológicas. Están en juego muchos intereses, y los americanos nos intentan convencer de que todo lo que viene de China es un peligro

XL. La UE ha declarado a China «rival sistémico», así que…

L.F.H. Aquí lo que ocurre es que Europa se ha convertido en el terreno de batalla de la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Están en juego intereses económicos y estratégicos, y los americanos nos intentan convencer de que todo lo que viene de China es un peligro. Pero ¿es real lo que dicen de China o es un ataque reputacional para que la gente deje de comprar sus productos? Piense en el caso Snowden. Más allá de si es héroe o villano, Edward Snowden reveló pruebas tangibles de una mala praxis por parte de ciertas agencias estadounidenses. Entonces, ¿de verdad que la mala praxis solo es cosa de chinos y rusos? Nos estamos tragando el mensaje: «Estos son los malos». Perdone usted, que aquí, buenos, ninguno.

XL. Hace poco, Canadá detuvo, por petición de Washington, a una directiva de Huawei, principal fabricante de móviles de Asia al que se vincula con la inteligencia china. ¿Encuadra esto en esa batalla?

L.F.H. Sí. Se está creando un mito alrededor de Huawei, que es una compañía con más de 30 años y mucho recorrido en Asia. Es la gran competencia para los gigantes de Occidente y estos disparan contra ella. No tengo nada contra Estados Unidos ni contra China en materia tecnológica, pero, dígame, toda esa información que consumimos sobre Huawei y China ¿de dónde procede?

XL. Se habla de chips-espía chinos incorporados a equipos que se venden a Occidente…

L.F.H. Eso es una paparrucha, una ‘infoxicación’ ya desmentida por empresas que han analizado el asunto. Son cosas que calan, pero nadie presenta pruebas tangibles.

XL. A raíz de aquella información, Trump prohibió comprar equipos chinos a sus agencias. Japón y Australia han hecho lo mismo…

L.F.H. Pues a ver cómo hacen, porque todas las empresas occidentales tienen sus centros de producción en China y Taiwán. Hace 30 años, miles de europeos se fueron al paro porque nuestras empresas, amparadas por los gobiernos, decidieron irse allí para reducir costes. Fue una jugada sin visión estratégica que desprotegió nuestra economía y nuestra sociedad. Estaban felices y contentos, ganando mucho dinero, y ahora ven que la ‘pifiaron’ pero bien. Un poquito tarde, me temo.

Puedes leer aquí la entrevista completa

Te puede interesar

Huawei, la revolución de los móviles chinos