El reloj de pulsera, los alfileres con pájaros enjaulados o los broches con motivos bélicos fueron algunas de las joyas que nacieron durante las dos guerras mundiales. Nos lo cuentan los expertos de Circa. Por Raquel Peláez

Sacar un reloj del bolsillo para ver la hora cuando estás a punto de saltar sobre el enemigo a punta de fusil no debía de resultar excesivamente práctico. Mucho mejor si ese detalle lo tenías con un giro de muñeca. Despistes, los justos. Algo así debieron de pensar los maestros relojeros de Cartier durante la Primera Guerra Mundial, cuando lanzaron su famoso modelo Tank, uno de los primeros relojes de pulsera, nacido para facilitar la labor de soldados y aviadores en plena contienda.

Según Marta Eizaguirre -directora de Circa, la compañía de compra de joyas y relojes de lujo, en Madrid-, «antes de 1914 los hombres no solían llevar reloj de pulsera porque se consideraba algo más femenino». Pero no todo fue tan práctico. La joyería patriótica también ocupó un lugar importante, sobre todo durante la Segunda Guerra Mundial: «Aviones, banderas, trompetas, tambores, anclas y eslóganes como ‘Remember Pearl Harbor’ encontraron su lugar en los broches. La letra ‘V’ de ‘victoria’ era un broche especialmente popular. Era importante mantener la moral alta», asegura Eizaguirre.

PIEZAS SINGULARES

Joyería patriótica

Joyas en pie de guerra 2

El broche en oro con diamantes, zafiros y rubíes de Cartier fue muy popular en los años cuarenta. «Las mujeres llevaban insignias militares que regalaban a sus novios soldados destacados en el extranjero», asegura la directora de Circa.

Aires de libertad

Joyas en pie de guerra 1

Cartier protestó contra la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial creando pequeños alfileres con pájaros enjaulados. En 1944, la firma decidió abrir las puertas de aquellas jaulas y liberar su joya.

«Sincronicen los relojes»

Joyas en pie de guerra

«El reloj Tank rinde homenaje al Renault FT-17, un tanque francés utilizado durante la Primera Guerra Mundial -asegura Eizaguirre-. Así era más fácil sincronizar asaltos y obedecer órdenes con exactitud. De ahí nació la famosa frase ‘sincronicen los relojes’».

Te puede interesar

Joyas de película