Lo llaman ‘doga’ porque es la fusión de los términos ‘dog’ (perro) y ‘yoga‘, y es una disciplina en boga. Por Fátima Uribarri

La idea es compartir las posturas, estiramientos y ejercicios respiratorios con los animales y lograr que ellos también se relajen y entonen su musculatura. Quienes lo practican con sus mascotas aseguran que, además, refuerza el vínculo con ellas. Esta relajación conjunta nació en California y se ha extendido por todo el mundo. Ha llegado incluso a la India, la cuna del yoga. Los yoguis perrunos de esta fotografía son miembros de una unidad canina del Ejército indio que participan en una jornada dedicada a la difusión de esta disciplina milenaria. Namasté.

Te puede interesar

Acupuntura para perros y gatos

¿Pero qué nos han hecho los perros a nosotros?