¿No terminas de conseguir el color que quieres para tu cabello? Es muy posible y, además, en casa. Después de eso, lo más importante es mantenerlo… A veces no todo es cuestión de tapar, sino sacar partido a los ‘defectos’

Ideas para prolongar la duración del color

tintes

  • Espera el mayor tiempo posible a lavarte tras la coloración. Evitarás arrastrar los pigmentos antes de tiempo y se fijarán mejor.
  • Usa champús específicos para cabello coloreado o sin sulfatos. Son más delicados con la fibra capilar y ayudan a mantener los pigmentos.
  • Limita al máximo el tiempo de exposición al agua. ¿Sabías que el chorro de la ducha es uno de los peores enemigos de tu coloración? Cuanta mayor sea la frecuencia de lavado y más tiempo tengas el cabello bajo el agua, más rápido se irán los pigmentos. El agua entra dentro del cabello, lo hincha y, al salir, se lleva consigo parte del color.
  • Espacia los lavados. A más lavado, menos tiempo de color. Para reducir su número recurre a los champús secos ocasionalmente o lava solo la raíz, sin llevar la espuma a medios y puntas.

Tipos de coloración

  • Permanente. A menudo llamado “tinte”, es la única que cubre las canas al cien por cien y permite un cambio de color total. Contiene amoniaco y oxidante, imprescindible para fijar el color, y no se va con los lavados.
  • Tono sobre tono. Disimula las primeras canas, pero no cambia el color original, pues solo oscurece ligeramente el tono de base. Se va en unas seis semanas de forma gradual con cada lavado.
  • Directa o no permanente. Apenas cubre las canas, pues sobre todo proporciona reflejos y brillo. No contiene ni amoniaco ni oxidante, por lo que se va en unos seis lavados.
  • Decoloración. Cuando se quiere aclarar más de cuatro tonos en el pelo natural y dos en el teñido, hace falta primero una decoloración previa que arrastre el pigmento del cabello y lo deje blanco para después poner el color deseado.
  • Mechas y/o reflejos. Técnica en la que solo se pigmentan algunos mechones de la cabellera. Daña menos el pelo y obtiene efectos muy sutiles.

CONSEJOS PARA UNA COLORACIÓN IMPECABLE EN CASA

  • No apliques el tinte por igual en toda la cabellera. Hay que aplicar primero el color solo en la raíz y dejarlo así durante la mitad del tiempo de exposición. Después extender el tinte también a medios y puntas. De esta forma, el color queda más uniforme y luminoso.

Cuidado con las puntas. Incluso si tenemos en cuenta el consejo anterior, en ocasiones las puntas absorben muchísimo más color al estar más castigadas y, por tanto, mucho más porosas. Si ese es el caso, conviene protegerlas antes de extender el tinte con un bálsamo o con acondicionador.

El 58,7% de las españolas se hace el color en la peluquería y el 32,9 en casa

  • Cronometra con exactitud. Comienza a calcular el tiempo de aplicación cuando empieces a aplicarte el color, no al final del proceso. Y no te la juegues. usa algún tipo de alarma para que te avise y no te excedas con la exposición.
  • Más fácil cuanto menos contraste. A no ser que realices una coloración global de todo el cabello y ya tengas controlado el color que quieres, es mejor apostar por cambios poco drásticos cuando se comienza a experimentar en casa. Cuanta mayor sea la diferencia entre el color natural y el del tinte, más importante es acudir a un buen profesional.
  • Prepara antes el cabello. No solo uses acondicionador y mascarilla los días posteriores al tinte. Hazlo también antes. ¿Un buen truco? Aplicar un aceite prelavado o una mascarilla intensiva durante toda la noche anterior. Cuanto más hidratado esté el cabello, mejor aceptará el color y más brillante quedará.
  • No te laves el cabello antes. Los aceites naturales del cuero cabelludo pueden ser grandes aliados. Evita aplicar la coloración sobre el cabello muy limpio y así lo dañarás menos. Esta regla es más importante cuanto más drástico sea el cambio de tono. En resumen: cuanto más sucio antes de aplicar el tinte, mejor.

Cómo sacar partido a tus 'defectos'

Cómo sacar partido a tus 'defectos'

La belleza convencional empieza a cuestionarse. Narices superlativas, pieles blancas, dientes separados... Descubre cómo sacar partido a ese 'defecto' que te hace única. Por Stefanie Milla "Me dijeron que me…