Se ha pasado todo el verano al sol y el exceso de cremas protectoras muy grasas ha podido hacer estragos en forma de acné o pérdida de tersura. Es hora de mimar tu espalda si quieres lucir los escotazos que se llevarán este invierno. Por Stefanie Milla/Fotos: Cordon Press

¿Cómo eliminar el dolor de espalda?

Desde manchas hasta granitos, pasando por una piel deshidratada y con el tono muy poco uniforme. El hecho de sacar la espalda a pasear durante todo el verano ha podido dejarla un poco descuidada. Recogemos algunas sugerencias para aprovechar el otoño con especial atención a la higiene corporal y postural de una de las partes más olvidadas en los cuidados de belleza.

Limpieza y vitamina C

Al igual que nos preocupamos por eliminar las impurezas del rostro a través de la higiene facial, también es necesario emplear este tipo de cuidados en la espalda. El exceso de aceites de algunos fotoprotectores o malos hábitos, como esperar a que actúe el acondicionador con el pelo suelto sobre la espalda mientras nos duchamos, pueden obstruir los poros.

  • Los pasos. Exfoliación, extracción de impurezas, aplicación de mascarilla y sellado con vitamina C. Estas son las claves de los tratamientos más recomendados para conseguir una piel más uniforme y libre de granitos. En el centro de belleza P&P Clinic consideran que «la vitamina C aporta antioxidantes y nutrientes, los cuales hacen que nuestra piel esté luminosa y llena de energía. También tiene un efecto despigmentante importante, lo que ayuda a la hora de tratar melasmas o hiperpigmentaciones, permitiéndonos así obtener un tono uniforme y reducir marcas y manchas». Para terminar, los expertos aseguran que la vitamina C también es un potente reafirmante de la piel, ya que aumenta la capacidad de síntesis de colágeno.

Hidratación diaria

Si ya nos cuesta ponernos crema en las piernas, que nos quedan más a mano, ¿qué decir de la espalda? Nos viene mal, para qué negarlo, y lo dejamos. ¿El resultado? Una piel apagada. El remedio es facilísimo: cepillo de mango largo para exfoliar bien a gusto y, luego, crema en espray, ¡la solución perfecta para cubrir esos espacios a los que llegamos tan mal!

Directo al grano ‘bacne’

Esperar a que actúe el acondicionador con el pelo suelto sobre la espalda en la ducha puede obstruir los poros

  • ¿Qué es? Los americanos, que son muy apañados para crear palabras, pergeñaron este término para describir el acné que aparece en la espalda (back). Excepto en casos severos, como los de acné quístico, a menudo se limita a impurezas y granos más o menos notables de los que nos olvidamos sin demasiado esfuerzo mientras están tapados por ropa. Mala idea. Olvidarnos no solo significa que estarán allí, hermosos, esperando ser revelados, sino que, además, si no se tratan, pueden dejar su recuerdo en forma de marcas y cicatrices imborrables.
  • ¿Por qué se produce? No es extraño que la parte superior de la espalda muestre impurezas: esta es un área de gran número y actividad de las glándulas sebáceas, las que producen la grasa cutánea. Unamos a ello el hecho de que no la cuidamos como si fuera el rostro y que, además, debido a la acción oclusiva de la ropa esa piel queda asfixiada y ahogada. El caldo de cultivo perfecto para la aparición de granos. Que, además, en la zona de la espalda, de poros más anchos que el rostro, tienden a ser especialmente grandes y profundos e incluso pueden dejar cicatriz.
  • ¿Qué hacer si el acné es notable? La esteticista Carmen Navarro lo tiene claro. «En cabina usamos el tratamiento Neoderma, tan efectivo que en Holanda incluso lo prescriben desde su Seguridad Social. Otra opción es comenzar con un peeling de ácido glicólico, el mejor para regular la grasa, y luego realizar una extracción manual para eliminar puntos negros y espinillas. Al acabar, se aplica luz azul, de acción bactericida (combate la Propionibacterium acnes, la bacteria que lo provoca), seguida de una mascarilla calmante, que reduce la inflamación».
    Como en todos los desequilibrios cutáneos, la constancia es la clave.
  • ¿Puedo mantener los resultados en casa? «Más vale ir despacio, sin cejar y sin abandonar el tratamiento que confiar en soluciones exprés -continúa la especialista-. Usar un jabón astringente en la zona, aplicar luego un espray o una crema de acción exfoliante y seborreguladora y la aplicación regular de cremas que combatan la oxidación de esa grasa en los poros es básico para mantener limpia la zona y evitar las impurezas».
La espalda: vigilando la retaguardia 2

Con formas redondeadas y completamente impolutas. Así son las espaldas que el arte ha representado a lo largo de la historia. Izq. Diego Rivera; drcha. William Merritt Chase

Más higiene, también postural

«El cuerpo humano está diseñado para moverse. Y cada vez más gente pasa también cada vez más horas sentada en la misma postura», explica Fernando Rubio, fisioterapeuta y director del centro Belega. «¿El precio? Sobre todo contracturas», añade. Y no, no pensemos que tener el ordenador, la silla, las manos y hasta los hombros en una buena postura nos va a ahorrar problemas. «Incluso cuando nos encontramos en la postura idónea, los músculos no están preparados para pasar tanto tiempo inmóviles y en una misma posición. El cuerpo necesita movimiento».

Para combatir el acné, se recomienda utilizar un Espray de acción exfoliante y seborreguladora

No solo antes y después de esas horas de sedentarismo. también a lo largo de la jornada. «Todo vale con total de recordar que, al menos cada hora, nos hemos de levantar durante al menos 30 segundos estirando y moviéndonos. Un post-it, alarmas, un reloj de actividad. Lo importante es interrumpir esas horas ininterrumpidas manteniendo la misma postura y hacer trabajar los músculos», aclara. Y, cómo no, practicar ejercicio. En este caso, Fernando Rubio recomienda el entrenamiento de fuerza y tonificar la musculatura para reforzarla. «Cuando el cuerpo está preparado y los músculos son fuertes, es más difícil que se produzcan contracturas», afirma.

LOS IMPRESCINDIBLES

La espalda: Vigilando la retaguardia 11. Exfoliante corporal. Redifining Body Exfoliator, de Shiseido, elimina de manera suave el exceso de células muertas (50 euros).
2. Espuma limpiadora. Anti-Blemish Solutions, de Clinique, elimina la suciedad y el exceso de grasa. Desobstruye los poros (27 euros).
3. Para zonas de difícil acceso. Espray para granos corporales Acniben Body, de Isdin, secado rápido (18,25 euros).
4. Corporal con vitamina C. C+C Vitamin Body Cream, de Natura Bissé, mejora el tono y la elasticidad (83 euros/200 ml).
5. En la ducha. Cepillo de cactus con mango largo, de The Body Shop (16 euros).

Te puede interesar

El enemigo silencioso de tu piel