Isabel Coixet nació Barcelona en 1960, licenciada en Historia y director de cine. Se acaba de estrenarsu nueva película, ‘Elisa y Marcela’, que se podrá ver en televisión a partir del 7 de junio, en Netflix. Por Virginia Drake / Foto y vídeo: Javier Ocaña 

XLSemanal. ¿No prefiere ‘directora’?

Isabel Coixet. Siempre me han dicho ‘director’, pero no me importa decir ‘directora’. Las dos me parecen bien.

XL. También es usted caballero.

I.C. Es verdad, fui nombrada Chevalier de L’Ordre des Arts et des Lettres [ríe].

XL. Elisa y Marcela son dos mujeres que se casan por la Iglesia porque una de ellas se hace pasar por un hombre. ¿Esto ocurrió?

I.C. Sí; eran dos maestras. Se enamoraron y se casaron contra todo y contra todos en 1901 en la iglesia de San Jorge, en A Coruña. Hay pruebas irrefutables.

XL. A un siglo de aquello, algunos lo niegan.

I.C. Hay quien dice que no fueron amantes y que elaboran teorías sobre lo que las empujó a casarse. Como buena romántica, yo he llevado la historia a un terreno emocional y sentimental que he inventado, es verdad, pero a partir de la boda real entre estas dos mujeres.

XL. Y se fueron a Portugal después de que aquí las apedrearan. ¿Portugal era un país más avanzado que el nuestro?

I.C. No; como mucho era igual. Creo que en Oporto las ayudaron solo por fastidiar a los españoles. Se las dieron de liberales por ir a la contra del país vecino [ríe].

XL. ¿Ha aprovechado el tirón feminista?

I.C. No, la historia la tenía desde hacía varios años. Ingenuamente pensé que iba a ser mucho más fácil rodarla, pero se ha hecho cuando se pudo y, gracias a Netflix, se verá en todo el mundo.

XL. En 72 países la homosexualidad está penalizada; en 13, con la pena de muerte. ¿La verán también allí?

I.C. Espero que sí. Todo el mundo necesita referentes, sentir que no es un bicho raro por enamorarse de una compañera de curso, y que eso no es el fin del mundo.

isabel coixet elisa y marcela

XL. Por la temática de sus películas se la considera una abanderada del feminismo, pero dice que está hasta el gorro de que la describan así.

I.C. Porque decir eso de mí enmascara lo que realmente soy. Yo soy cineasta, quiero seguir contando historias y no sé si soy una mujer comprometida con esto o con aquello. Sé lo que hago y tampoco necesito mucha definición.

XL. La última vez que hablamos pensaba dejar Barcelona e irse a vivir a otro país tras manifestarse en contra del independentismo. ¿Sigue con esa idea?

I.C. No, no voy a irme. Me he distanciado del tema, porque creo que para sobrevivir no te queda otra. Ya dije lo que pensaba y no voy a estar repitiéndolo ni dando mítines cada día.

XL. Solo usted tiene ocho premios Goya en su haber. ¿Dónde los ha colocado?

I.C. Están repartidos por toda la casa: como sujetapuertas son ideales.

Mi inicio ideal

Desayuno Isabel Coixet

 

«Un cruasán, ‘a pelo’ o a la plancha, en el bar de abajo. Si estoy en un hotel, lo que pongan: salchichas, huevos revueltos, baguette con mantequilla y mermelada…».

 

 

Te puede interesar

Isabel Coixet: “Las mujeres seguimos ganando menos y sin tocar poder”