Un 29 de junio de 2003 fallecía Katharine Hepburn, la actriz que se reinventó a sí misma hasta convertirse en una leyenda de Hollywood.

Kate nació en 1907 en Connecticut, en un ambiente propicio para tener ideas propias y practicar deporte. Desde joven quería ser actriz. En marzo de de 1934 embarca hacia París pensando retirarse por un fracaso en taquilla. A los 17 días regresó decidida a cambiar de imagen. Convocó a la prensa y fue encantadora. Nacía Kate, la leyenda

Objetivo nº 1: dejar de ser un ‘chicazo’

Katherine Hepburn o cómo crear un mito en tres actos 2

Fotograma de la película ‘Historias de Filadelfia’

En una de sus primeras películas, Hacia las alturas, Hepburn interpreta a una mujer ‘liada’ con un hombre casado y que repudia el matrimonio y la maternidad. En 1938, en La fiera de mi niña ella ‘acosa’ a Cary Grant… Para cambiar de imagen y lograr popularidad necesitaba un golpe de efecto. Se llamó Historias de Filadelfia. La película, de 1940, termina con la tradicional boda, un clásico de Hollywood, pero era la primera vez que Kate se casaba en escena. Tenía 33 años.

 Objetivo nº 2:  ser políticamente correcta

Katherine Hepburn o cómo crear un mito en tres actos 1

Con Humphrey Bogart en la película ‘La reina de África’

Socialista confesa y activista desde su infancia, pudo ser víctima de la caza de brujas, pero hoy su nombre ni siquiera aparece en las listas negras de Hollywood. Gran parte de ello se debe a La reina de África. Hepburn, Bogart y John Huston, los tres perseguidos por comunistas, se rehabilitaban con esta cinta. Convenciendo a Bogart de llevar su barco corriente abajo para volar el barco enemigo, Kate añadía a su repertorio el papel de patriota. Ya era un icono americano.

Objetivo nº 3: vivir una gran historia de amor

Katherine Hepburn o cómo crear un mito en tres actos 3

Katharine Hepburn con Spencer Tracy

Por qué Hepburn decidió a los 80 años hablar en un documental por primera vez de su relación con Spencer Tracy es un misterio. Kate buscó en Tracy el marido tradicional que asociaba con sus reverenciados padres. Pero encontró una relación mucho más compleja… Algunos defienden que pretendía sepultar los rumores sobre la homosexualidad de ambos. Pero su último biógrafo William J. Mann creía  que era parte de su decisión de hacer de sí misma una leyenda. «Hepburn, la indomable, de repente quería que el mundo creyese que con Tracy ella había sido tan sólo una mujer enamorada; que había amado y sufrido por ello.»

Te puede interesar

La pasión salvaje de Liz Taylor y Richard Burton

El misterio de Audrey Hepburn