Un gimnasio de Londres lanza el ‘Brexfit’: ejercicios para que los clientes descarguen su ira sobre fotos de políticos británicos. Por Fernando Goitia

Desahogarse a balonazos con ese político que odias y no acabar en prisión ya es posible. En estos tiempos polarizados, la idea ha calado entre los clientes de un gimnasio londinense, ansiosos por liberar su frustración con quienes los enredaron en ese laberinto llamado brexit. La rabia de los usuarios del brexfit -resultón pero certero juego de palabras- contra las fotos de sus políticos suena a síntoma de la profunda herida dejada por aquel referéndum que partió al país en dos. La fórmula de la risa se convierte así en inesperada terapia para sobrellevar el folletín que Gobierno y Parlamento protagonizan desde hace más de dos años. Y funciona.

Hay ejercicios como el ‘punching ball’ Boris Johnson o la carrera a sacos Theresa May

El paquete de ejercicios, con punching ball Boris Johnson, carrera de sacos Theresa May o lanzamiento Corbyn, es todo un éxito. El circuito, por cierto, incluye el rincón de los cobardes Cameron, para aquellos que, como el anterior primer ministro, deciden tirar la toalla.

Te puede interesar

Martin Parr: “¡Si el ‘brexit’ no tuviera su lado divertido, los ingleses habríamos enloquecido!”