Costillas de cerdo adobadas

Una receta de Martín Berasategui para hacer un delicioso plato de costillas de cerdo adobadas… Foto: José Luis López de Zubiría / Ilustración: Javorroyo

Tiempo de preparación para la receta de costillas de cerdo adobadas: 90 minutos

Ingredientes

  • 1,5 kg de costillar de cerdo
  • 1 cebolleta
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 3 dientes de ajo
  • 1 vaso pequeño de vino blanco
  • Sal

Para el adobo

  • 1 diente de ajo
  • 90 ml de salsa de tomate
  • 10 soperas de kétchup
  • 120 g de miel
  • 2 soperas de vinagre de Jerez
  • 3 soperas de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de pimentón de la Vera
  • 1 chorro de salsa tipo tabasco
  • 1 chorro de salsa tipo Perrin’s
  • Sal y pimienta

PASO A PASO

1. Se colocan en el fondo de una cazuela ancha las costillas de cerdo -que estarán en dos tiras anchas- y se cubren de agua, añadiendo las verduras limpias y enteras. Se añade el vino blanco y se arrima a fuego suave.

2. Al hervir, se retiran con una espumadera todas las impurezas de la superficie, dejando que las tiras de costilla cuezan a fuego muy suave unos 50 minutos, hasta que la carne no ofrezca resistencia a la punta de un cuchillo. Se escurren las tiras y se dejan enfriar.

3. Para el adobo, se pica el ajo finamente y se mete en un bol, se agrega el resto de los ingredientes y se mezcla. Si la miel está muy gruesa, se ablanda unos segundos en el microondas. Se colocan las costillas con el lado de los huesos hacia el techo sobre una bandeja de horno, se pincelan con el adobo recién hecho y se hornean 15 minutos. Pasados, se da la vuelta a las costillas y se las vuelve a pincelar con adobo, esta vez por el lado de la carne.

4. Se meten de nuevo en el horno para que terminen de tomar ese aspecto brillante y apetecible. Se retiran del horno y se dejan reposar unos minutos sobre la tabla antes de trincharlas. Se parten con un cuchillo, deslizando el filo entre hueso y hueso, por el rastro magro que deja la carne. Se sirven con tiras de puerro fritas en aceite de oliva, a modo de chips, y listo.

Truco

Digámosle al carnicero que nos provea de las costillas del chuletero, que son las tiras más sabrosas y con más carne. Podemos utilizar el caldo de cocción para guisar o hacer una sopa.

Cerdología: ¿qué misterios esconde la carne de cerdo?

Cerdología: ¿qué misterios esconde la carne de cerdo?

Durante los últimos años hemos visto surgir en nuestro plato partes del cerdo ibérico de las que ni siquiera habíamos oído hablar. Antes solo lo usábamos para jamón y embutidos. Pero…