El cantante Loquillo celebra con una gira 40 años de rock’n’roll. Primero con Los Intocables, luego Los trogloditas y ahora en solitario: formó parte de la banda sonora de una generación, la de los 80,  que ahora retrata Thomas Canet en su libro de retratos. Por Fernando Goitia 

XL. ¿Cómo era usted con 17 años?

L. A esa edad ya había debutado en un cabaret de las Ramblas entre marines y prostitutas. Yo quería vivir la vida que no pudo vivir mi padre, leal defensor de la República en la 228 brigada mixta.

XL. ¿Qué le dirías ahora a aquel chaval?

L. Que no escuche los consejos de nadie: guíate por el instinto y no sigas al abanderado; sé individual, arrogante, altivo, absorbe todas las influencias posibles, vive deprisa y conoce todo lo que no está a tu alcance.

XL. ¿Se sentía parte de una generación que quería cambiar las cosas?

L. No me interesan los discursos generacionales, eso tiene que ver con la generación anterior, la de paz y amor, colega, libertad sin ira, la Muralla y todo eso. El punk puso todo patas arriba, los Clash se dibujaban odio y guerra en sus chupas; y la gente que me interesaba era tan individualista como yo.

“Yo quería vivir la vida que no pudo vivir mi padre”

XL. ¿Qué le perturba del mundo de hoy?

L. El despertar de los fantasmas totalitarios que arrasaron Europa en el siglo XX, el supremacismo etnicista, el lenguaje guerracivilista, la falta de memoria… ¡No aprendemos una mierda, joder!

XL. Piense en algo que hoy se considere una virtud y que para usted no lo es.

L. La dictadura de lo políticamente correcto y esta ola de autosacrificio a la que estamos sometidos.

XL. Mira hacia atrás con ira?

L. No soy de los que olvidan el pasado, descuidan el presente y temen el futuro.

XL. ¿Qué es lo que más quiere en la vida?

L. Sentirme vivo.

También te pueden interesar otros cantantes de los 80

Santiago Auserón: “Hacer una cosa bien, de verdad, requiere toda una vida

“Quien se acuerde de lo que hizo en los ochenta es que no los vivió a fondo”

También en Zenda

Canciones para leer: Cadillac solitario, de Loquillo y Trogloditas