Madrileño, 52 años y licenciado en Icade. En 2010 asumí la dirección de Arco tras llevar un lustro como subdirector. Después de cerrar la 38.ª edición, este mes de marzo, dejo la feria para emprender nuevos retos. Por Virginia Drake / Foto y vídeo: Javier Ocaña

XLSemanal. Diga la verdad, ¿por qué se va?

Carlos Urroz. Generalmente no miento [ríe]. Dejo Arco porque creo en la renovación de los cargos públicos y porque mi tarea aquí ya está cumplida. No hay una razón oculta.

XL. ¿Qué meta tuvo al aceptar dirigir Arco?

C.U. En 2010, la feria estaba en un momento muy delicado, con una crisis tremenda, y yo debía sacarla de esa crisis, que terminó hace tres años. Arco está más viva que nunca y ha alcanzado la velocidad de crucero.

XL. En la pasada edición, la dirección de Ifema mandó retirar la obra Presos políticos, de Santiago Sierra, contra su criterio de respetar la libertad del autor. ¿Eso no afectó con su decisión?

C.U. Antes de eso ya habían empezado unas conversaciones con Ifema sobre la posibilidad de desarrollo de mi puesto. Cuando ocurre eso que cuentas, te reafirmas en la idea de que algo tienes que hacer, sí.

XL. Tiene varias ofertas sobre la mesa, ¿lo veremos en una feria internacional?

C.U. Me gustaría, pero no lo tengo aún decidido, hay muchas variables. Solo hay conversaciones abiertas.

XL. Cuando llegó al frente de Arco, todos estaban peleados y se temía por su futuro.

C.U. Necesitaban un conciliador y soy sobre todo un gestor cultural que entiende que hay varias cosas que valorar: visitantes, instituciones, galerías…

XL. Arco siempre estuvo dirigido por mujeres hasta que llegó usted…

C.U. Pienso que no se tomaban el arte con tanta importancia como para poner a un hombre al frente. Eso les ha dado a las mujeres la posibilidad de brillar y han sido brillantísimas. Y la siguiente también es una mujer: Maribel López.

carlos urroz, arco

XL. ¿Qué guarda de su formación jesuítica?

C.U. La forma de pensar: la justicia, la equidad, que no siempre tratar igual a todo el mundo es lo justo, el entender antes de hacer y no ser apresurado…

XL. ¿Ha sentido presiones políticas?

C.U. No, los políticos me han apoyado mucho y me han dejado trabajar sin imposiciones de ningún tipo. Me han hecho sugerencias, como me las puedes hacer tú o un crítico de arte, nada más.

XL. Ha dicho que los artistas no pintan nada en Arco, que es un sitio para galeristas, coleccionistas, visitantes…

C.U. Me encanta que vengan y poder saludarlos, pero donde mejor están es en su estudio, porque a veces les genera sentimientos encontrados ver su obra expuesta de una determinada manera: son muy exigentes y en ocasiones muy gruñones.

Desayuno: templanza en rojo

Desayuno Carlos Urroz copia

 

«Un té rojo y una tostada con aceite, tomate y sal. En el despacho tengo mi propia tetera y continúo tomando té rojo el resto del día».

 

 

Te puede interesar

Los tres tenores del arte