Ha tenido una carrera con altibajos, como él mismo confiesa, y no tiene problema en hablar de las penurias de su profesión. Ahora, Aitor Luna, en la película ‘Sordo’, afronta un papel de ‘malo malísimo’ que a sus 37 años lo fuerza a enfrentarse a muchos demonios. Por Virginia Drake/ Fotografía Antón Goiri/ Estilismo: José Herrera

• Aitor Luna y Daniel Grao: espíritu rebelde

XLSemanal. Le ha tocado hacer de malvado, del maldito y miserable capitán Bosch.

Aitor Luna. Sí, maravilloso personaje. La gente me va a querer más después de este papel [ríe].

XL. Los actores suelen decir que los papeles de malo son fantásticos.

A.L. Para mí ha sido un regalo y estoy encantado porque, normalmente, como cada uno somos víctimas de nuestros propios perfiles, acabamos un poco encasillados. Era difícil que me dieran el papel de ‘hijoputa’. Así que estoy muy agradecido.

XL. Los maquis son valientes, casi héroes, y el capitán del ejército es un mal bicho despreciable. ¿Habrá quien se ofenda?

A.L. No creo, porque en la película no hay posicionamiento político alguno. Solo es una historia de personas sometidas a esas circunstancias.

XL. ¿Qué escena le costó más hacer?

A.L. Sin duda, esa en la que miro a una niña pequeña de una forma bastante inquietante, porque pensaba lo que pensaba. El director me decía: «Cuando la mires, tú piensa en lo peor»; y, claro, cuando tienes a una niña delante no te vienen esos pensamientos. Eso fue lo que más me costó porque la película te exigía pensar cosas muy oscuras.

XL. Usted suele ser muy crítico cuando habla de la situación de los actores.

A.L. Por supuesto, por la precariedad en la que vivimos, salvo dos o tres, y la falta de unidad a la hora de denunciar muchas indignidades por las que nos hacen pasar.

XL. ¿Está enfadado?

A.L. Estoy cabreado con el sistema, porque pedir dignidad se paga caro.

“Yo soy un tío que quiere la casa limpia, friega, hace la compra y no le gusta el fútbol. ¡Basta ya de clichés!”

XL. Cambiemos de tercio, ¿de qué hablan los hombres cuando están entre amigos?

A.L. Yo personalmente, por lo que estoy viviendo, no hablo de otra cosa que de la situación penosa que estamos padeciendo los actores. Cuando estoy entre amigos, es inevitable que saque este tema. Soy muy reiterativo en esto; pero al final ni salgo mucho ni hablo mucho con nadie porque estoy dolido con la doble moral asentadísima que hay… y nadie dice nada.

XL. ¿Es de los que prefieren hablar o escuchar?

A.L. Yo prefiero escuchar, y empatizo mucho con lo que me cuentan mis amigos, eso creo. Y soy un buen confidente porque sé guardar los secretos que me confían. Pero, a la vez, también me desahogo bastante con mis amigos y me tienen que aguantar [ríe].

XL. ¿Cree que las mujeres hablan de otras cosas cuando están en grupo?

A.L. Pues yo creo que todos hablamos de todo. Basta ya de etiquetas y de tópicos; al final, todos somos plancton.

XL. Pero unos más machistas que otros.

A.L. Yo soy un tío al que no le gusta el fútbol, que quiere tener la casa limpia, que vive solo, que friega y que se hace su compra y su cocina. Basta ya de clichés.

XL. ¿Las conversaciones entre amigos tienen el mismo tono que cuando hay mujeres delante?

A.L. Reconozco que, cuando se juntan muchos hombres, parecen reuniones de orcos de Mordor, y eso es verdad; pero con mis amigos de verdad eso no pasa. Cada uno tenemos nuestra idiosincrasia y no todos somos iguales. Por lo general, si hay mujeres delante, en cuestiones de sexo se baja un poco el tono.

“Los actores -salvo dos o tres- vivimos una situación penosa y muchas veces indigna”

XL. Según cuentan sus dos amigos, el tema del sexo es uno de los favoritos.

A.L. ¡Anda, que no se tiren tantos pegotes! En esto yo sí que creo que hablan más de sexo las mujeres que los hombres, estoy segurísimo. En general, entre los tíos, yo no he vivido que se entre en detalles en los que entráis vosotras. Te hablo de mi experiencia.

XL. ¿Suelen discutir de política?

A.L. Yo no; no voy a discutir por algo que no está en mis manos, pero sí es un tema recurrente que suele salir, aunque al final nos resulta un poco cansino. Es tanta la impunidad que es preferible pasar del tema.

XL. ¿Se divierte más cuando sale solo con amigos?

A.L. Me divierto cuando salgo con mi gente. sean hombres o mujeres.

XL. ¿Hay temas de los que prefieren no hablar?

A.L. Personalmente, no; para mi pesar, yo hablo de todo.

Look: cazadora y vaquero de Wrangler y polo de Sandro

Asier Etxeandía: 'Estuve dos semanas con 39 de fiebre por el miedo a este personaje'

Asier Etxeandía: 'Estuve dos semanas con 39 de fiebre por el miedo a este personaje'

Protagoniza la última película de Alfonso Cortés-Cavanillas, 'Sordo', en la que también participan Hugo Silva y Aitor Luna.  Si la imagen que tienes de él es la de su personaje…